Cracovia

La ciudad polaca de Cracovia está considerada una de las ciudades más bellas de Europa sobre todo por el excelente estado de conservación que presenta su patrimonio, un patrimonio que se muestra especialmente en su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por ser un compendio de construcciones barrocas, góticas y renacentistas que conviven en perfecta armonía.

El patrimonio de interés para el turista con el que cuenta Cracovia es muy amplio. Uno de los lugares más visitados de la ciudad es la Plaza del Mercado, la plaza medieval más grande de Europa. Es agradable pasear por esta plaza tanto por el animado ambiente que se vive (nunca bullicioso) como por los edificios de interés que se encuentran en ella, entre los que podemos destacar la Torre del antiguo Ayuntamiento y la Basílica gótica de Santa María, desde donde suena cada hora el tradicional toque de trompeta.

Cracovia, perfecta mezcla de estilos arquitectónicos

Alejándonos del centro de la ciudad, es realmente impresionante la vista de la Barbacana, una parte de las antiguas murallas medievales que llama la atención por su majestuosidad. Junto al río Vístula, se alza sobre una colina el Castillo de Wawel, una impresionante fortificación que alberga en su interior la Catedral de Wawel, el Museo Catedralicio Juan Pablo II, el Palacio Real y una curiosidad, la Cueva del Dragón, donde cuenta la leyenda que vivió el Dragón de Wawel, que se recuerda con una estatua.

Cuando viajar a Cracovia

La mejor época del año para visitar Cracovia es el verano, ya que las temperaturas son cálidas pero moderadas, en ningún momento se da la sensación de un calor sofocante. Desaconsejamos la visita en invierno, ya las temperaturas suelen estar habitualmente bajo 0 y las nevadas son muy frecuentes. Los vuelos desde España a la ciudad polaca son bastante económicos.