Viajes exóticos con niños

Aunque la mayoría de los niños del planeta sueña con visitar Disneylandia, muchos  también tienen ansias de conocer lugares extravagantes y distintos a un parque de diversiones. Estar en contacto con la naturaleza y experimentar esas sensaciones de libertad y fascinación, también son importantes en la formación de la personalidad de los más pequeños.

Prácticas culturales típicas de una región, también pueden resultar impresionantes para ellos, si en su país de origen no existen. Esto ampliará su horizonte artístico y los convertirá en personas más sensibles ante la creación.

Si le preocupa complacer los gustos más exquisitos de sus hijos, o no quiere dejarlos en casa para emprender el viaje de sus sueños, en este artículo le proponemos algunos destinos exóticos a donde puede ir con ellos.

Destinos exóticos para viajar con niños

No existe mejor manera de fijar los conocimientos sobre historia, que visitando los sitios y viendo las evidencias de los sucesos que marcaron a la humanidad. Es por eso que sería muy provechoso para sus hijos, conocer la cultura y tradiciones árabes.

Marruecos puede encantar a los pequeños con su arquitectura antigua y las maneras peculiares de su gente. El idioma también podría asombrarlos sobremanera. Y llevarlos a conocer las pirámides y desiertos de Egipto, sería como transportarlos al mundo de Aladino con lámpara y  alfombra incluidas.

Seguramente muchos niños han leído la Biblia para pequeños y han soñado alguna vez con conocer el lugar donde nació Cristo, por eso Belén y Jerusalén, en los Territorios Ocupados Palestinos, les parecerán muy similares a los dibujos vistos en el libro sagrado. Y aunque estos sitios tienen fama de permanecer siempre en conflicto, miles de turistas viajan allí diariamente, y su estadía se realiza con total normalidad.

América también propone lugares disímiles y enriquecedores, como las Ruinas de Machu Pichu, en Perú, que les permitirá conocer de cerca las civilizaciones precolombinas y el alto grado de desarrollo alcanzado por ellas. El Observatorio Solar o La Casa del Inca, son de los lugares más impresionantes de estas ruinas.

Visitar Grecia, y en especial, llegar hasta el Partenón y al Museo Nacional Arqueológico, reforzará los conocimientos sobre historia de la antigüedad, les permitirá descubrir la arquitectura y mitología griegas, y al mismo tiempo los acercará a un destino natural único.

Las excursiones y animales salvajes poseen un atractivo especial para los niños. Por eso los safaris de Sudáfrica les permitirán conocer la naturaleza extrema y animales como leones y elefantes.

Los animes son una atracción infantil de este siglo, y existe un barrio en Japón, lleno de tiendas donde venden todo tipo de equipo electrónico, juguetes y artefactos relacionados con estos animados. Se trata de Akihabara, en Tokio.

Londres es otro país que dejará boquiabiertos a los más pequeños, que podrán presenciar  musicales de sus dibujos animados preferidos como El rey león, o Charlie y la fábrica de chocolate. Para un niño, esta puede ser una experiencia poco convencional, pues en la mayoría de los países no es común ver los teatros llenos de niños prefiriendo interpretaciones en vivo que las películas de Disney.

Consejos para viajar con niños a lugares exóticos

Como su nombre lo indica, exótico puede resultar extraño, raro, y por lo tanto, las precauciones deben extremarse, pues se trata de la seguridad de sus hijos.

Es importante que ellos posean las vacunaciones necesarias, porque en estos destinos puede haber insectos transmisores de diversas enfermedades. También sería bueno llevar repelentes y sus medicamentos de uso cotidiano.

En el caso de que elija un safari en Sudáfrica, no permita que sus hijos vayan en los asientos delanteros del jeep y asegúrese de que estén debidamente protegidos en sus puestos. También tenga en cuenta las altas temperaturas que existen en ese país, por lo que no debe permitir que los niños se expongan al sol durante muchas horas, y lleve siempre su agua embotellada, para evitar posibles deshidrataciones por el exceso de transpiración.

Si eligió alguno de los países árabes, es necesario que prepare a sus hijos en cuanto a las reglas de comportamiento en las mezquitas, museos y otros lugares que posean esculturas y antigüedades que se conservan durante siglos.

Los lugares exóticos, generalmente poseen comidas exóticas, por lo que debe preguntar siempre, cuáles son los ingredientes para evitar una posible complicación alérgica. También es preciso comer en lugares seguros, donde no se corra el riesgo de ingerir comida descompuesta  y así  impedir intoxicaciones.

El desfase de horario, afecta en gran medida a los niños, por lo que debe acostumbrarlos unos días antes, al horario del país que visitará, y así garantizará que no sea este, un problema en sus vacaciones.

Cuando se expongan a naturaleza extrema, es importante que lleven la ropa adecuada para evitar exceso de calor o frío, y la interacción con plantas o insectos venenosos.

Como ve, los viajes con niños a lugares exóticos no son imposibles, pero no deben planificarse de un día para el otro, sino que requieren de toda su atención, tiempo y dedicación, para que su sueño y el de sus hijos sean realizables, y sobre todas las cosas, seguros.

Reply