que ver en venecia
Mejores destinos de Italia

¿Que ver en Venecia?

Principales monumentos  y museos que ver en Venecia

Venecia contiene un gran número de puntos de interés turístico, no solo el encanto de sus calles y canales te enamorará sino que la posibilidad de visitar preciosas iglesias, monumentos y fantásticos museos durante tu estancia en Venecia hará que aproveches al máximo tu viaje.

Gran Canal

Gran canal de venecia

Uno de los emblemas que ver en Venecia. El Gran Canal.

En realidad es una pena que uno no pueda callejear por el Gran Canal y que sólo se pueda recorrer en góndola o con un barco de línea.

Como los viajes en góndola resultan bastante caros, lo mejor es utilizar el vaporeto y la línea 1, que va desde el piazzale Roma o la Estación Central y la plaza de San Marcos, de una a otra orilla con las consiguientes paradas continuas.

Un poco más rápida resulta la línea 82, que sólo hace parada en Ribaldo, San Tomà y en la Academia. El viaje ofrece una visión variada de la historia de Venecia.

Más de 300 casas, palacetes e iglesias salpicadas a lo largo del Canal, con sus más de 3.800m de largo y esa forma de gancho doble, regalan a la vista un recorrido por más de 700 años de historia de Venecia, desde el s. XII, hasta el s.XVIII. Por aquel entonces, cualquier familia veneciana que se preciase mandaba construir un palacete en esta ciudad. A excepción de la lonja neogótica en esta calle, que bien podría ser considerada las más original del mundo, no se ha construido nada más después de 1800.

Dar un paseo por el Gran Canal a primera hora de la mañana o bien al atardecer es una experiencia única. Se recomienda prestar atención a la Ca’ d’Oro, en cuya fachada de mármol ya no queda nada de aquel genuino baño en oro (de ahí su nombre, “Casa de Oro”). Tras ella, la monumental iglesia de la Salud, construcción barroca a la entrada del Canal y el diminuto palazzo Dario, con su marquetería colorida.

Para los amantes de la historia recomendamos tener a mano un plano donde figuren los distintos monumentos ubicados a lo largo del Gran Canal. Junto al Canal y en sus inmediaciones encontramos también muchos de los lugares que aparecen en las novelas de Donna Leon y su comisario Brunetti. Hay incluso planos de la ciudad diseñados especialmente para seguirle la pista.

I Frari

Venecia i frari

El nombre I Frari es una abreviatura de Santa Maria Gloriosa dei Frari. Se trata de una construcción de planta gótica construida por los franciscanos entre los siglos XIII y XV, y símbolo hoy del arte de Tiziano. çSu dramática “Assunta”, concebida en 1518 a la edad de 30 años, decora el altar mayor, y en el ala oeste se encuentra la suntuosa “Madonna di Ca’ Pesaro” (1519–1526).

En el ala este Tiziano mandó construir en 1852 un mausoleo, donde hoy se encuentran enterrados sus restos. La mejor vista de la obra de la Asunción se obtiene desde el coro de los monjes, construido en madera en el s. XV y el único en su especie, que todavía se encuentra en una iglesia de las órdenes mendicantes de entonces. Es por ello que la iglesia aparenta más de sus 102 m de largo.

Además de Tiziano, aquí se encuentran representaciones de otros artistas venecianos de renombre como Alvise y Bartolomeo Vivarini, Giovanni Bellini y Donatello (s. XV) Alessandro Vittoria (s. XVI) y Antonio Canova (1757–1822), escultor clásico que descansa en las tumbas de mármol con forma piramidal, su último boceto, diseñado en realidad para la tumba de Tiziano. Campo dei Frari, San Polo; Parada: San Tomà (c 4); Lu–Sa 9–18h, Do 13–18h; 2,50 €, con ticket múltiple, entrada al Coro por 8 € (5 €)

Pellestrina

Pellestrina

Esta isla de 11 Km, ubicada entre el Lido y Chioggia, transporta a los turistas siglos atrás. Ahí están los pueblos de pescadores, San Pietro in Volta, con sus casas multicolor y Pellestrina, con sus mujeres haciendo encaje de bolillos.

En la parte de la isla que da al mar todavía se ven trozos de piedra, que entre 1744 y 1782 se colocaron en Pellestrina y en Sottomarina. Son las llamadas “murazzi”, que con sus 4,5 m de alto buscan proteger a la laguna y a sus islas de la fuerza del mar.

Piazza San Marco

Plaza de san marcos

Sin duda una de las localidades que ver en Venecia. Algo que no puedes perderte. Esta plaza tiene unas dimensiones 176 m de largo y 82 de ancho: la plaza tiene forma de trapecio y la visitan cada año millones de turistas, miles de palomas y, más de una vez al año, las inundaciones.

Historia de la Plaza de San Marcos en Venecia

En el s. XII, la plaza era la más grande del mundo. El duque Sebastiano Ziani, que con mucha mano izquierda supo organizar la histórica reconciliación entre el papa Alejandro III y el emperador Federico I Barbarroja en la basílica de San Marcos, mandó destruir uno de los canales, así como una iglesia y varias viviendas, para conseguir ampliar la plaza y poder así oficiar allí ceremonias religiosas y actos de estado e ir preparando el lugar apropiado para la que sería una gran potencia mundial.

En el s. XVI, siguiendo un boceto de Mauro Coduci, se construyeron en la cara norte de la plaza las Procuratie vecchie, de 152 m de extensión. En el s. XVII se terminaron las Procuratie Nuove, al sur de ella. La iglesia de San Geminiano, destruida en el s. XII, fue reconstruida y destruida de nuevo por Napoleón a principios del s. XIX. En su lugar se levantó la conocida como Ala Napoleónica, la misma que hoy da entrada a la plaza de San Marco, con sus elegantes cafés y tiendas.

El hecho de que los soportales de la plaza sirvan a menudo de refugio nocturno para los turistas más jóvenes se explica por las astronómicas tarifas de los hoteles, que no ofrecen alternativas más económicas para los viajeros. Junto a la plaza, entre el Palacio Ducal y la Biblioteca se encuentra la piazzetta. Desde 1177 aquí se alzan dos columnas: una dedicada al patrón de la ciudad, Teodoro —en veneciano “Todaro”— y la otra al patrón, san Marcos, simbolizado también como el león alado, figura típica que se puede encontrar en muchos pueblos del interior.

Ponte di Rialto

Puente de Rialto Venecia

Se trata del puente más famoso de Venecia. Sin duda todo un emblema de la ciudad veneciana. Para su construcción, basada en un arco de 48 m de largo y 22 de ancho, hubo que recavar 12 000 troncos de olmo y hayas, y hasta el s. XIX era el único camino peatonal sobre el Gran Canal. Incluso hoy se trata del puente veneciano más fotografiado y admirado.

Historia del puente de Rialto

Los venecianos sabían desde el principio que las dos orillas al borde del Gran Canal se unirían en Rialto, el centro comercial de la ciudad. En un primer momento, su idea se hizo realidad con barcas; más tarde, en el s. XI, gracias a un transbordador, y a partir de 1264 se unieron gracias a un puente de madera, que en 1444 se desplomó bajo el peso de la masa humana que contemplaba la boda de la condesa de Ferrara.

Lo que le siguió fue una construcción de madera edificada sobre seis pilares, que en el s. XVI, cuando Venecia alcanzó todo su esplendor, resultó insuficiente para el Consejo Estatal.

Fue entonces cuando se convocó a los mejores arquitectos de la época, retándolos a ofrecer un nuevo proyecto para el puente. Ni Michelangelo, ni Vignola, ni Sansovino, ni Scamozzi, ni siquiera Sanmicheli o Palladio se llevaron el gato al agua. Fue Antonio Da Ponte, (1512–1597), un arquitecto veneciano muy tradicional.

San Giorgio dei Greci

Gan giorgio dei greci venecia

Este monumento, en el barrio de Castello, tiene un toque muy oriental. En la cosmopolita Venecia del s. XVI, cerca de 5.000 griegos conformaban la minoría extranjera más grande de la ciudad. En su mayoría comerciantes, negociaron con las autoridades eclesiásticas hasta conseguir el permiso para construir una iglesia ortodoxa.

El monumento, finalizado en 1561 es, gracias a sus pinturas bizantinas y los iconos en oro, “escenario” idóneo para el servicio religioso ortodoxo de los domingos.

Las Scuole

scuole de venecia

Las “scuole” venecianas no tienen nada que ver con escuelas. Se trata de centros sociales, lugar de encuentro para artesanos de diferentes oficios y minorías étnicas de la ciudad. Junto a albanos y griegos, las minorías “orientales” son el tercer grupo étnico de Venecia, junto con los dálmatas, llamados “schiavoni”, eslavos, por los venecianos. Todos ellos mandaron construir en torno a 1500 esta escuela.

El encargo pictórico recayó sobre Vittore Carpó (1460–1526). Las escenas de la vida de San Jorge y San Gerónimo las aprovechó para plasmar con vivos colores escenas de la vida cotidiana de los venecianos.

Galleria dell’Accademia

galleria venecia

Cuando en 1807 y tras 50 años de historia la Academia del Arte se trasladó a las dependencias del convento de Santa Maria della Carità y de la Scuola Grande della Carità, ya había conseguido acumular gran cantidad de obras del Setteccento. Eran los tiempos de la dominación napoleónica, y a las obras ya presentes se añadieron las de los conventos e iglesias clausurados por Napoleón, y más tarde, también las de fundaciones privadas y adquisiciones particulares.

En la actualidad, la colección ofrece un recorrido por la pintura veneciana, desde el s. XIV hasta el XVIII: desde Paolo Veneziano (1333–1362) pasando por Canaletto o Francesco Guardi.

Las 24 salas, reconstruidas y reorganizadas tras la II Guerra Mundial por el arquitecto Carlo Scarpa, son representativas de todos los nombres del arte veneciano. De todas ellas cabe destacar especialmente:

Sala 1: muestra la influencia que el arte bizantino ejerció en artistas como Paolo Veneziano. Destacan sus trabajos sobre fondos dorados.

Sala 2: retablo de Giovanni Bellini de San Giobbe.

Sala 4: el “San Jorge” de Andrea Mantegna (1431–1506) y junto a él, las inolvidables madonnas de su cuñado, Giovanni Bellini (1430–1516);

Sala 5: Las madonnas de Bellini, “La tempestad” de Giorgione, un cuadro increíblemente moderno por su representación salvaje de la naturaleza (de 1507);

Sala 6: “San Juan Baptista” de Tiziano (de 1542), en una obra que pone de manifiesto su tendencia al manierismo;

Sala 10: “Cena en Casa de Leví” de El Veronés, Paolo Veronese.

La obra, en sus orígenes una “Última Cena” de 5,55 x 12,80 m fue condenada por la Inquisición, y en lugar de cambiar los detalles, se limitó a cambiarle el nombre, dejando los detalles originales de esclavos, borrachos y perros.

Además, la “Piedad” de Tiziano, la última obra de pintor, que enfermo de peste y a las puertas de la muerte pintó un cuadro en colores muy sobrios.

En las salas 11, 12, 14, 15, 16, 17 y 18 se encuentra la pintura veneciana de los s. XVII y XVIII: retratos de Rosalba Carriera, paisajes de Canaletto y Francesco Guardi, escenas de género de Pietro Longhi y algunas primeras insinuaciones de obras rococó de Tiepolo;

En la sala 23, que ocupa la planta superior de la iglesia, se encuentran cuatro trípticos, pintados por Giovanni Bellini en torno a 1460.

El museo posee también algunos dibujos de Leonardo da Vinci y una libreta de bocetos de Canaletto.  Gratis para ciudadanos de la UE menores de 18 y mayores de 65.

Guggenheim Collection

Cuando la millonaria americana Peggy Guggenheim falleció en 1979, los venecianos comenzaron a considerarla su “última duquesa”. Y con razón. Ningún otro mecenas del arte proveniente del ámbito privado o de la esfera pública fue capaz de conseguir una recopilación de arte moderno tan significativa como la que la “última duquesa” realizó en vida.

Peggy Guggenheim, que vivió en Venecia durante 30 años, adquirió el todavía entonces inacabado palazzo Venier dei Leoni, junto al Gran Canal, y con gran ahínco y pasión fue llenando el lugar con grandes obras de arte de todo el s. XX.

El palazzo Giustinian

venecia-palacio-gustinian

Construido en 1680 en la isla de Murano, es hoy la sede de este museo. Cerca de 4.000 piezas de exposición son una muestra del recorrido del cristal en los últimos 2.000 años, de los romanos hasta nuestros días. Entre las piezas más antiguas se encuentra la copa de boda Barovier, en un cristal azul profundo y adornada con diversas escenas amorosas.

Sus delicados trabajos: reliquias, cuencos, cálices, vasos, platos y vasijas, dan fe de la maestría de los sopladores de Murano. El vidrio blanco imita a la perfección la porcelana, y con trozos de mineral calcedón se imitaban piedras semipreciosas. Un pequeño barco realizado en cristal soplado perteneció a Armenia Vivarini, la hija del conocido pintor veneciano Alvise Vivarini. En 1521 recibió la exclusiva para exponer este tipo de barcos de cristal.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Consejos para viajar a Venecia | Guía practica para viajar a Venecia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The Latest

Copyright © 2016. Mejores destinos.

To Top